YA ES TEMPORADA DE CALÇOTS

6 de Febrero de 2016

La temporada es al final del invierno principio de la primavera, por el mes de Febrero más o menos.

El Calçot es una clase de cebolla tierna (entre puerro y cebolleta)

La forma tradicional de cocinarlos es así: se cortan las raíces y las puntas de los calçots y los colocamos sobre un fuego de sarmientos. Al sacarlos del fuego se envuelven en papel de periódico o de estraza para que se ablanden y se mantengan calientes y se sirven luego sobre una teja, pero en casa los asaremos en el horno y los serviremos en una fuente.

Comerlos es toda una ceremonia. Los comensales, provistos de grandes baberos para no mancharse, cogen el calçot con la mano izquierda, por el tallo verde, y con la derecha, mediante una hábil maniobra de arriba abajo con los dedos pulgar e índice, le sacan la primera camisa, ennegrecida por el fuego. No es fácil. Además de tiznarse las manos y de quemarse, en la operación se puede perder buena parte de la cebolleta. Cuando por fin se logra, se moja la parte blanca interior en una salsa conocida como salvitjada, muy similar a la salsa romescu, que se elabora en el mortero con pimientos de romesco (que pueden sustituirse por ñoras), tomates maduros, ajo, almendras tostadas (y avellanas en algunos casos), aceite de oliva, vinagre y sal. Y luego se come, protegida la camisa por el babero. Lo normal es comerse alrededor de dos docenas, aunque en los concursos los ganadores superan los dos centenares en una hora.